En las instalaciones hidráulicas de las obras de construcción, se debe instalar un sistema de recolección de agua, el cual se llama cárcamo de bombeo. Si bien, se trata de una excavación por debajo del nivel del piso, en este espacio confluyen las aguas negras para ser repartidas en los estanques de procesamiento. En realidad, los cárcamos reciben las aguas con mayor densidad para contenerlas y posteriormente canalizarlas a las plantas de tratamiento.

Uno de los factores más importantes de los cárcamos es que deben instalarse bajo tierra, para evitar que se salgan los malos olores y maximizar los espacios en el inmueble. Además, se debe tomar en cuenta su resistencia y hermeticidad para poder contener sustancias de alta densidad, y evitar filtraciones en el suelo que puedan poner en riesgo sanitario la población del área circundante.

Para construir los cárcamos se recomienda que la excavación debe hacerse en ángulo recto, y ya que está completada, se debe agregar una base de grava con al menos ½ pulgada de espesor.